2 de septiembre de 2013

Horrores de Arkham


El fin de semana pasado estuvo lleno de bastante actividad para los de la División Lúdica, ya que, como lo mencionamos en la entrada anterior, estaríamos en el evento de Enrólate.
Pero además de eso, el domingo tuvimos una sesión donde probamos la dinámica de dos juegos de mesa, ya que nuestra intención dentro de la División Lúdica es enfocarnos en los juegos de rol, de mesa y otros hobbies que nos produzcan entretenimiento sano y posibilidad de aprendizaje.

Así que estrenamos mes con esta entrada en donde les hablaré de mi experiencia con Arkham Horror, un juego de mesa de aventura que fue publicado originalmente en 1987 por Chaosium (los mismos que sacaron el juego de rol de La Llamada de Cthulhu) y que tuvo una revisión en 2007 a cargo de Fantasy Flight Games.


Primeramente me parece que vale la pena comentarles que nunca he sido muy aficionado a la literatura Lovecraftiana, no me siento atraído hacia su tipo de ambientación, ni a la manera en que escribía; así que partiendo de ahí pasemos a hablar del juego de mesa.

El juego se centra en algunos lugares dentro de la ciudad ficticia de Arkham, Massachusetts durante 1926 en donde los jugadores toman el papel de investigadores, los cuales vienen representados en unas tarjetas en donde contienen sus atributos, como su velocidad, su sigilo, conocimientos, voluntad, pelea, suerte, salud física y mental; así como el equipo, dinero y otras habilidades que les servirán durante el transcurso del juego.
La temática básica es que la ciudad de Arkham se ve invadida por monstruos, cultos misteriosos y otros fenómenos extraños a causa de la apertura de distintos portales a mundos en otros planos y dimensiones y los investigadores, es decir los jugadores, tienen que cerrar -y preferentemente sellar- dichas puertas místicas antes de que por alguna de ellas cruce un horrible monstruo primigenio.
Así que el juego se desarrolla mientras los personajes se mueven por el tablero recolectando pistas que ayudan a sellar los portales, evadiendo o confrontando los monstruos, teniendo encuentros en los diferentes lugares de la ciudad en donde adquieren herramientas, objetos comunes o únicos, así como eventos que los llenan de terror o iluminan en su travesía. Al final los investigadores tienen que viajar a los otros mundos a través de los portales, en donde también tienen que vivir sus peripecias previas a regresar a Arkham y tratar de cerrar el portal. El juego termina o bien cuando se han cerrado un número de puertas dimensionales igual al número de jugadores en mesa y que no queden más portales abiertos o cuando la entidad primigenia hace su aparición. En el primer caso los jugadores ganan, en el segundo pierden el juego.


Tuvimos una sesión en la cual eramos seis jugadores, eligiendo las tarjetas de los investigadores completamente al azar, obteniendo a la diletante, el profesor, la psicóloga, el doctor, la monja y el vendedor. La entidad que debíamos evitar arrasara con la ciudad de Arkham y el mundo fue Yog-Sothoth.
Después de una explicación a profundo de la dinámica del juego nos pusimos directo a la aventura, que he de decir con orgullo, salimos avantes, cumpliendo con nuestra misión cabalmente, además de realizar el espíritu del juego que es con intención completamente cooperativa.

La verdad es que para quienes disfruten de pasar un tiempo conviviendo con los amigos, el juego es
bastante recomendable, si además eres fan de los mitos lovecraftianos diré que el juego es simplemente imperdible.
Y un plus, a pesar de mi escasa atracción para las cosas no euclidianas y primigenias, Arkham Horror me dejado con una agradable sensación, que es simplemente indescriptible.

Con una sonrisa en el rostro, no me queda más que agradecer una agradable tarde de domingo por la Avenida Miskatonic en donde disfruté como loco enfrentar los horrores salidos de otros mundos...hasta otra!!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada